Buena dosis

Posted on febrero 25, 2010

0


Hay días en que te levantas y dices

-¡Joder que bien! hoy me voy a comer el mundo. Si en el fondo no cuesta tanto levantarse, es el primer arreón el que cuesta, pero una vez despegada la espalda de ésta cárcel plumifera, no cuesta tanto empezar el día a las 7 de la mañana. Además tengo hambre.-  Desayunas algo mas de lo habitual, te duchas y sales a la calle con una sonrisa cincelada debajo de la nariz, realmente te sientes bien. Llegas a la parada del tren y hay unos mozetuelos escuchando música, y adviertes que proviene de sus teléfonos móviles.

– Angelotes-  piensas mientras les propinas una mirada paternalista a tus 25 años. – Odio esa música aflamencada de voces chirriantes, pero hoy no me cabrearé, esta gente de 15 años son como las abejas, si no atacas ellos siguen a lo suyo.- Y desarrollando un oído digno del sónar de un murciélago y desoyendo las advertencias de sentido común de no hacer mucho ruido en el tren ya que la gente va todavía aturdida… optan por aullar la siguiente canción, palmeándola como si les fuera la vida en ello.

Y piensas: -Vaya basura de día. Desearía mataros a todos, o por lo menos dejaros sin estirpe. No debeís procrear.- Pero luego al pasar por el torno, miras al guardia de seguridad y miras de nuevo a los muchachos, como diciendo:  – Ranger Walker, éstos se están colando-. Y el brazo musculoso y justiciero de la ley les prende, porra en ristre, porque, efectivamente, se han colado.

Seguirá siendo un día de mierda. Pero he evitado que unos jodidos idiotas estafen a Renfe.

Anuncios
Etiquetado: , ,
Posted in: Historietas