Haikus

Posted on junio 12, 2012

0


Un día un vagabundo entró a una taberna, apestaba. Llevaba dos katanas de grandísima calidad, un pordiosero no se las podía permitir. Todo indicaba que las había robado.

Tres moscas revoloteaban alrededor de su cabeza.

Pidió comida. Dos vecinos del pueblo que comían en la mesa colindante no pudieron esconder su indignación. Aquellas katanas eran indignas de un vagabundo.

El vagabundo cazó las tres moscas con los palillos, en un solo movimiento.

Los vecinos que comían en la mesa colindante huyeron.

Aquel vagabundo era Miyamoto Musashi.

*

Aparecerás

delante de mis ojos

cuando vea las flores.

*

Nervioso,

dentro de las cuencas

caen mis ojos.

*

Emanas sangre

de los poros de la piel.

Ahora duerme.

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: Haikus